viernes, 19 de julio de 2024

Consejos para proteger tu piel de los dañinos rayos ultravioleta del sol (+Video)

Cuando la piel se expone a los rayos UV, el cuerpo intenta protegerse produciendo más melanina, el pigmento responsable del bronceado de la piel...

Alberto Jesús Quirantes Hernández
en Exclusivo 02/10/2023
0 comentarios
Rayos ultravioletas, cuidado de la piel
Evita exponerte directamente al sol durante las horas pico de radiación ultravioleta, busca sombra bajo árboles, sombrillas o toldos. (Tomada de Pixabay)

Los rayos ultravioletas (UV) pueden ser dañinos para la piel y la salud en general debido a su capacidad para penetrar en las capas superficiales de la de la misma y causar diversos efectos negativos. Los rayos UV se dividen en tres categorías según su longitud de onda: UVA, UVB y UVC.

Rayos UVA: Los rayos UVA tienen una longitud de onda más larga y pueden penetrar profundamente en la piel. Son los rayos UV que están presentes durante todo el año y pueden atravesar las nubes y el vidrio. Los rayos UVA se asocian principalmente con el envejecimiento prematuro de la piel, como arrugas, manchas oscuras y pérdida de elasticidad. También pueden contribuir al desarrollo de ciertos tipos de cáncer de piel.

Rayos UVB: Los rayos UVB tienen una longitud de onda más corta y penetran menos en la piel que los rayos UVA. Son los principales responsables de las quemaduras solares. La exposición excesiva a estos rayos puede dañar el ADN de las células de la piel, aumentando el riesgo de desarrollar cáncer a este nivel, incluyendo el melanoma, el tipo más grave de cáncer de piel. Los rayos UVB también pueden debilitar su sistema inmunológico.

Rayos UVC: Los rayos UVC tienen una longitud de onda aún más corta y son los más peligrosos. Sin embargo, la capa de ozono en la atmósfera absorbe la mayor parte de los rayos UVC antes de que alcancen la superficie terrestre, por lo que no representan una amenaza significativa para la salud.

RESPUESTA DE LA PIEL

Cuando la piel se expone a los rayos UV, el cuerpo intenta protegerse produciendo más melanina, el pigmento responsable del bronceado de la piel. Sin embargo, su producción excesiva puede llevar a una acumulación irregular, causando manchas oscuras o hiperpigmentación.

La exposición prolongada y repetida a los rayos UV sin protección adecuada puede tener consecuencias graves a largo plazo, incluyendo el envejecimiento prematuro de la piel, la aparición de arrugas, la supresión del sistema inmunológico de la piel y el aumento del riesgo de cáncer en ella.

Por lo tanto, es importante tomar medidas para proteger la piel de los rayos UV, como usar protector solar, buscar sombra, usar ropa protectora y gafas de sol, y evitar la exposición excesiva al sol durante las horas pico de radiación UV.

PROTECCIÓN DE LA PIEL

Proteger tu piel de los dañinos rayos UV es fundamental, como ya dijimos, para prevenir el envejecimiento prematuro de la piel, quemaduras solares y el riesgo de desarrollar cáncer de piel. Aquí tienes algunos consejos simples para protegerla de los rayos UV:

Aplica protector solar: Usa un protector solar de amplio espectro con un factor de protección solar (FPS) de al menos 30. Aplica generosamente sobre toda la piel expuesta al sol, incluso en días nublados. Reaplica cada dos horas o después de nadar o sudar.

Busca sombra: Evita exponerte directamente al sol durante las horas pico de radiación ultravioleta, que suelen ser entre las 10 a.m. y las 4 p.m. Busca sombra bajo árboles, sombrillas o toldos.

Usa ropa protectora: Viste ropa de manga larga, pantalones largos y un sombrero de ala ancha para proteger tu piel del sol. Opta por tejidos de algodón ligero y colores claros que reflejen más los rayos solares.

Utiliza gafas de sol: Protege tus ojos y la delicada piel alrededor de ellos utilizando gafas de sol que bloqueen el 100% de los rayos UVA y UVB.

Evita las camas de bronceado: Las camas de bronceado emiten rayos UV dañinos y aumentan el riesgo de cáncer de piel y daño cutáneo.

Protégete en todas las estaciones: Los rayos UV están presentes incluso en días nublados y fríos, así que asegúrate de proteger tu piel durante todo el año.

Hidrata tu piel: Mantén tu piel hidratada bebiendo suficiente agua y aplicando regularmente lociones o cremas hidratantes.

Ten cuidado en el agua y la nieve: Los rayos UV se reflejan en superficies como el agua y la nieve, aumentando la exposición. Aplica protector solar antes de practicar deportes acuáticos o de invierno.

Protege tus labios: Usa bálsamo labial con FPS para proteger tus labios de la radiación solar.

Realiza autoexámenes de la piel: Examina regularmente tu piel para detectar cualquier cambio, como nuevas manchas, lunares que cambian de forma o color, o heridas que no cicatrizan. Si observas algo preocupante, consulta a un dermatólogo.

Recuerda que la protección solar debe ser una parte integral de tu rutina diaria, independientemente de la actividad al aire libre que realices. La prevención es clave para mantener una piel saludable y protegida de los dañinos rayos UV.


Compartir

Alberto Jesús Quirantes Hernández

Profesor Consultante y Jefe del Servicio de Endocrinología del Hospital Docente Dr. Salvador Allende en La Habana, Cuba.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos