domingo, 14 de julio de 2024

Así hablamos (CXXXV)

El habla popular condenó a ciertos personajes despreciables...

Argelio Roberto Santiesteban Pupo
en Exclusivo 06/02/2021
0 comentarios
Lengua-Cubiche
Mi gente tiene una lengua. (Alfredo Lorenzo Martirena Hernández / Cubahora)

Eladio Secades, una cima del costumbrismo en nuestra prensa, hace décadas que comentó, y lo cito: “El guataca es el comején en el asta de la bandera”.

Y, con eso, lo dijo todo. Por lo que tiene de corrosivo para las virtudes cívicas el personaje del adulador, del cual nos libren Dios, Babalú-Ayé y todas las deidades del panteón grecorromano.

Pero… ¿de dónde salió esa palabrita, guataca, y sus asociadas, guataquear y guataquería?

Dígase, en primer lugar, que guataca es cubanismo para designar a la oreja. Así, en lugar de referirnos a “la base del pabellón auricular”, los cubanos hablamos del “tronco de la guataca”. Pero esta vertiente del asunto no tiene relación con el hilo de nuestra croniquilla.

Sí se conecta con nuestro propósito otra acepción de guataca, como equivalente de azada o azadón.  Así, trabajar la tierra de labranza con la guataca, es guataquear.

Pero sucede que algunos campesinos, para adular a los potentados, les guataqueaban sus tierras gratuitamente. Y ahora sí llegamos al meollo del asunto. A quienes tal hacían, se dijo que eran guatacas, y que le guataqueban al terrateniente.

Por lo pronto, amigo que me escuchas, cuídate siempre de esos profesionales de la lisonja.


Compartir

Argelio Roberto Santiesteban Pupo

Escritor, periodista y profesor. Recibió el Premio Nacional de la Crítica en 1983 con su libro El habla popular cubana de hoy (una tonga de cubichismos que le oí a mi pueblo).


Deja tu comentario

Condición de protección de datos