miércoles, 24 de julio de 2024

Reuniones, reuniones, tan solo reuniones

Las reuniones son un valioso instrumento, pero muy dañinas si son mal preparadas y conducidas...

Félix Arturo Chang León
en Exclusivo 10/03/2023
2 comentarios
Reuniones
Hay quienes creen que una reunión es sólo lograr que un grupo de personas se encuentre en un mismo lugar. (Alfredo Lorenzo Martirena Hernández / Cubahora)

Aunque todo tiene una primera vez, no siempre esa ocasión es conservada en los recuerdos, pero sí cuando hay un motivo, o más bien, una consecuencia como la de asistir a la primera reunión de mi vida, citada para las 8 y 30 de la noche de un día de 1966.

No podía ser a otra hora, y según los organizadores, se escogía tal momento para poder ver el Noticiero Nacional, por lo cual podemos afirmar que desde hace muchos años la TV marca los inicios y terminaciones de muchas reuniones.

Tímidamente solicité que adelantaran el comienzo para las 7, pero desestimaron mi explicación de que perdería la última guagua de Trinidad hacia mi casa, distante cuatro kilómetros en el poblado costero de Casilda.

Esa primera reunión de mi vida no comenzó a la hora citada, sino a las 9 y 45 de la noche por motivos que nunca supe, y entonces tuve que apelar a “la siempre heroica infantería” y caminar más de una legua, según la unidad de medida de los marinos, y que equivale a más de 4 kilómetros.

Esa fue también la primera vez que escuché decir: la reunión será muy breve, terminará rápido. Lo cierto es que varias veces dijeron: ya vamos a terminar, pero antes, queremos puntualizar… Tal vez fue consecuencia de la caminata nocturna, pero soy incapaz de recordar cuál fue el orden del día de la reunión.

Desde entonces hasta ahora, por experiencia personal, cualquier ha podido comprobar que las reuniones pueden ser tan útiles como inútiles y además: perjudiciales si no se conducen bien y se siguen normas elementales en las técnicas para dirigirlas.

Algo inexplicable es que con tantas reuniones que ocurren, es raro encontrar a alguien que estudie y aplique las técnicas para preparar y conducirlas, y mucho menos los procedimientos posteriores que son cruciales para ejecutar o materializar los objetivos.

Inconcebible, pero la realidad es que la abundante bibliografía disponible en el ámbito digital permanece inédita ante cualquier cantidad de personas que ni siquiera han puesto en Google: “técnicas para reuniones efectivas”, que si lo hicieran, verían que hay “Cerca de 3,870,000 resultados”,

La sabiduría popular señala que se pierde el tiempo y no se resuelve nada, una valoración que tal vez sea muy exagerada o absoluta, pero que debiera ser tenida en cuenta para no malgastar un recurso irrecuperable que no se recupera con mover las manecillas del reloj.

Aunque personalmente no lo tomé en serio cuando lo escuché, no creo descabellada una propuesta de que si se hacían reuniones para organizar cómo debía ser la próxima reunión, también se podría hacer alguna de estudio sobre las técnicas con vistas a reuniones efectivas y provechosas.

También pudiera parecer alocada la sugerencia, pero tal vez sea efectivo aplicar un examen que mida los conocimientos teóricos sobre la preparación y conducción de reuniones, y que aprobar sea un requisito para ocupar una responsabilidad.

Por cierto, nunca he olvidado que mientras caminaba aquellos cinco kilómetros hace ya 57 años, pensé que yo no tenía nada que ver con el orden del día de la susodicha reunión y que me habían escogido mal entre los que consideraron que debían asistir.


Compartir

Félix Arturo Chang León

Periodista cubano de origen chino que nació y vive en Cuba. Santa Clara. Dirigió el periódico Vanguardia durante 16 años.

Se han publicado 2 comentarios


A Xere 69
 11/3/23 1:45

El problema de las reuniones es que no se resuelve nada hoy por hoy. Son tiempo perdido inútilmente desde el punto de vista del trabajador, aunque quizá no desde el punto de vista del jefe. 4 horas reunidos son 4 horas improductivas hablando de los problemas que arrastramos hace años y no se acaban de solucionar porque en lugar de buscar las soluciones nos inundamos de reuniones para dar respuestas. Los problemas económicos, productivos, de transporte, alimentarios, y en general relativos a bienes materiales, alcance económico (ojo, esa es la que más nos golpea ahora), servicios (segundo lugar en la lista del knock-out al bolsillo del trabajador) no se resuelven hablando. Se resuelven trabajando. Los cubanos sabemos bien que somos atacados incansablemente (al parecer) desde afuera, pero también sabemos que la incompetencia nos abruma desde dentro y a todas las esferas. Ninguna de las dos circunstancias se resuelven reunidos. No lo han hecho en 63 años de Revolución. Regreso a las palabras del Comandante en Jefe: Cambiar TODO lo que deba ser cambiado... Y creo firmemente, y más hoy en día, que las reuniones estaban contempladas en su discurso cuando dijo estas palabras. ¿Cuántas reuniones hacen falta para que funcione el transporte público en la capital? Ninguna, lo que hace falta es que funcione el transporte público en la capital. Ya los problemas que tiene los conocemos hasta el cansancio, y la mayoría de las personas de a pie no dejan de saber que existe el bloqueo, pero nos lo mencionan tanto que es como el coco: duérmete niño, duérmete ya, que viene el coco y te comerá... Y el niño, cuando cumple los 18 ya no cree en ningún coco, aunque éste fuera tan real como el bloqueo. En fin, ¿a qué tanta reunidera? En la tierra hace falta gente que trabaje más. Palabras del Che.

carlosvaradero
 10/3/23 21:02

Si las reuniones resolvieran algo mas`que no fuera la perdida de tiempo inútilmente, quizás nuestra visión de las mismas seria otra. Soy de una generación en que las reuniones se convirtieron en moda, por cualquier cosa se convocaba a una reunión, muchas veces como dice el articulo en hora y lugar inadecuado, en realidad perdíamos el tiempo escuchando lo que ya era sabido y por lo tanto no hacia falta reunión alguna para enterarnos de algo que ya sabíamos. Muchos asistíamos por aquello de que "se pasaba lista" y se le llamaba la atención al que no fuera...qué horror!! Hoy los tiempos son otros, pero aún así conozco de casos de citas a reuniones que mas que otra cosa lo que provoca es risa además de malestar. Entre los problemas cotidianos que vivimos los cubanos a diario, de veras, las reuniones deben ser para algo útil y muy necesario.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos