sábado, 2 de marzo de 2024

O das primero, o ríes mejor

Aunque hay dichos que exhaltan ser el primero, otros dan más ventajs al último... 

Félix Arturo Chang León
en Exclusivo 01/12/2023
0 comentarios
Fake news El Foro
Ser el primero o el último da resultados que pueden ser buenos o malos en dependencia de las circunstancias (Alfredo Lorenzo Martirena Hernández / Cubahora)

Cuando las tranquilas calle de barrios con escaso o ningún  tránsito de vehículos constituían escenario de juegos infantiles, era común que algún niño advirtiera que "quien da primero da dos veces" para aludir a la ventaja de comenzar ganando.

Pero como toda regla tiene su excepción, allá por los finales de la década de los 60 del siglo pasado, en una competencia de correr dos kilómetros, uno de los pequeños atrajo la atención porque al salir no iba a la cabeza del grupo, sino al final.

Sin embargo, según se acercaba a la meta, fue rebasando a los demás hasta ubicarse como primero, y mientras el resto llegaba jadeando y con muestras de agotamiento, decía: El que ríe último ríe mejor, pues guardé fuerzas para la recta final.

Aquellas competencias infantiles vienen a los recursos ahora que hay pugnas que nada tienen que ver con el sano esparcimiento de los niños, sino que con poderosas y tenebrosas fuerzas que tratan de ser los primeros en informar sobre un hecho.

Si esa prontitud fuera para dar a conocer lo sucedido, o con el propósito de brindar alguna valoración o interpretación necesaria para el bien colectivo, sería digno de elogio, pero están proliferando los mensajes con una pequeña porción de verdad, aderezada con abundante tergiversación y falsedades.

No hay dudas de que informar enseguida cuestiones de interés social tiene ventajas y evita problemas, pero harina de otro costal es defenderse de quienes usan como arma de agresión el anticiparse en algo, y lo peor: decir que pasó lo que nunca ha sucedido o inducir con malas intenciones a tener una creencia sobre al asunto.

Estamos hablando de guerra. Sí: guerra sin pistolas, cañones ni bombas, pues los proyectiles son como dardos envenenados que al causar bajas no quedan sepultadas, sino que continúan con vida, pero llenos de confusiones favorables al bando enemigo.

Para respetar ética y privacidad aquí no quedan identificados grupos de redes sociales donde este periodista observa cómo los participantes abordan constantemente temás inducidos por el adversario mediante provocaciones evidentes.

Por ese camino, están en un corre-corre como los que apagan candelitas de basurero, en este caso provocados por el contrincante empeñado pacientemente en desgastar sistemáticamente a la víctima que se enfrasca con rapidez en hacer aclaraciones y desmentir.

Están provocando situaciones donde si no respondes, pierdes, y si contestas, también: Inventan un crimen, es desmentido; mienten con un accidente, es aclarado; vuelven a inventar otro crimen y así van alternando el susodicho crimen con otras falsedades.

Usan todos los canales de transmisión, sobrepasan el alcance de los desmentidos y aclaraciones, y siempre quedará quien solamente reciba el llamado fake news hasta que un día lo induzcan a pensar que vive en el país de más alta criminalidad del planeta.

Hay muchas manera de combatir en esa guerra. Una de las tantas es que ante lo de "el que da primero da dos veces", aplicar "el que ríe último ríe mejor" sin que sea el único escudo defensivo, pero lo principal es no desaprovechar las oportunidades de aplicar "vacunas" preventivas.

Además de desmentir, se pudieran aprovechar  esos mismos mensajes esclarecedores para tomar el caso específico como ejemplo y popularizar conocimientos sobre las maneras de fabricar una fake news e identificarla.

Si se toma un grupo de falsedades emitidas por una fuente, y sugerimos aplicar que cuando creas una mentira, la culpa puede no ser tuya, pero si la aceptas por segunda vez sin dudar, todavía cabe hacer reacear la culpa sobre el otro, pero si a la tercera no la rechazas, entonces eres el máximo responsable.

Por tanto: observemos la recomendación de ser el primero, pero no desechemos aprovechar las ventajas de llegar último que son mucho más de las mencionadas en estas breves líneas.


Compartir

Félix Arturo Chang León

Periodista cubano de origen chino que nació y vive en Cuba. Santa Clara. Dirigió el periódico Vanguardia durante 16 años.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos