martes, 5 de diciembre de 2023

Los tóxicos: Ponte lejos (I Parte)

Hay quienes provocan sentimientos negativos y desagradables en los demás...

Félix Arturo Chang León
en Exclusivo 29/09/2023
0 comentarios
Super negativo
La primera impresión puede ser la de persona positiva, pero tan pronto tiene oportunidad, con sus manipulaciones propaga malestar entre quienes le rodean. (Alfredo Lorenzo Martirena Hernández / Cubahora)

Hay personajillos a los que todo les parece mal, y si quedan acorralado por argumentos irrebatibles, tienen frases elaboradas para restablecer las condiciones mediante las cuales abonar el terreno para desanimar a cuantos le rodean.

Aunque no había internet con sus redes sociales, ya existían y por supuesto no se llamaban influencers, pero eran capaces de ir acrecentando el malestar en un pequeño grupo hasta alcanzar toda una ciudad y mucho más allá.

Por supuesto que la velocidad en que propagaban sus malos influjos no era tan rápido como en esta era de actuales tecnologías, pero lentamente iban afianzando y cimentando sentimientos de tristeza y desesperación.

A veces, solía decirse que esas personas hacían "mal de ojo", pues una vez que pasaban por el lugar, las cosas empeoraban y si estaban mejorando, retrocedían hasta llegar a un deterioro superior al que había anteriormente.

Cierta vez, a una viejecita le escuché advertirle a uno de mis condiscípulos de la escuelita primaria que se alejara de una vecina y explicaba asuntos no entendibles por nuestra edad, pero al paso de los años se puede interpretar que daba el remedio infalible de estar a la mayor distancia posible de quienes ejercen malas influencias.

En estos tiempos en que a determinadas personas se les califica de líderes de opinión o más recientemente de influencers, está acuñado el término de persona tóxica para esos que no dejan de quejarse de todo, hasta de los apagones cuando no los hay.

Son esos que en vez de saludos tradicionales y desear lo bueno para los demás, en diciembre del año pasado respondían: ¿Que cómo estoy? Vivo que ya es bastante. ¿Que cómo ando? Ando que ya es más que suficiente.

Y por si eso fuera poco, hacían el ¿chiste? de que si algo bueno había era que se estaban acabando los apagones del 2022, pero lo malo que empezarían pronto los del 2023.

Si alguien tuvo la rara fortuna de conseguir un pernil, o un modesto muslo de pollo con una cerveza para compartir entre varios, o no tenía nada pero pensaba pasarla bien conversando en familia, en cualquiera de los casos sus quejas provocaban emociones desagradables, aguaban la fiesta.

El tóxico además de negativo y quejarse constantemente de todo, se presenta como víctimas: aunque fuera él quien llevara para su casa el muslo de puerco, diría que le costó un ojo de la cara; que eso era comida para un día y luego vendría el hambre... En fin, que presentarse como víctima es otra de sus características.

Aunque el tóxico no tenga intención de comprar lo mismo que ya usted adquirió, cuando lo vea buscará algún elemento para amargarle la vida con el precio, la calidad, la cantidad, y con una alta dosis de envidia es capaz hasta de provocar que usted lance a la basura su producto o lo consuma amargamente.

Otra peculiaridad de los tóxidos es hablar de lo mal que la están pasando, y si a alguien se le ocurre tratar de ayudarlo, en algún momento se dará cuenta de que "llora miseria" pero tiene más que usted.

El egocentirmo lo lleva a querer constantemente sentirse el centro del universo, y si usted está en una situción difícil, nunca será tanto como la de él, y si padeció de una circunstancia triste, tampoco superará la de él, y así sus quejas iran penetrando en el pensamiento de quienes le rodean.

Han apasado más de cinco decadas de escuchar en mi publecito a la abuelita recomendar: Ponte lejos de ella. Y es lo mejor, pues está por encontrarse el caso en que ese tipo de personas cambie. No obstante, avise si alguien halló un tóxico que se haya convertido en normal.


Compartir

Félix Arturo Chang León

Periodista cubano de origen chino que nació y vive en Cuba. Santa Clara. Dirigió el periódico Vanguardia durante 16 años.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos