domingo, 27 de noviembre de 2022

Anticoncepción y prevención del embarazo no planificado en adolescentes

Según la Organización Mundial de la Salud, son muchos los factores de riesgo cuando se trata de embarazos en jóvenes…

Alberto Jesús Quirantes Hernández
en Exclusivo 26/09/2022
2 comentarios
Embarazo Precoz
Embarazo Precoz

El día 26 de septiembre se celebra la campaña del Día Mundial de Prevención del Embarazo No Planificado en Adolescentes. Esta campaña es impulsada desde el año 2003, con el objetivo de crear conciencia entre los jóvenes sobre las diferentes alternativas anticonceptivas que existen para que ellos puedan tomar decisiones informadas sobre su salud sexual y la salud reproductiva.

A pesar de la amplia gama de anticonceptivos disponibles, el embarazo no planificado sigue siendo un problema mundial de salud pública. En la actualidad, 6 de cada 10 embarazos en el mundo no son planificados.

Factores de riesgo en embarazos en jóvenes

 

Según la Organización Mundial de la Salud, son muchos los factores de riesgo cuando se trata de embarazos en jóvenes. Entre ellos se encuentran un mayor riesgo de dar a luz un niño pretérmino o con peso bajo al nacer, mayores tasas de mortalidad neonatal y las diversas consecuencias en la vida de muchos adolescentes, especialmente mujeres, y en sus familias.

La anticoncepción en la adolescencia es recibir un servicio de salud integral ante la solicitud directa de anticoncepción por un o una adolescente de 19 años o menos, o pareja de adolescentes, con vida sexual activa, permanente u ocasional o en trance de iniciarla.

Riesgos de la sexualidad precoz

Dentro de los retos a enfrentar por los adolescentes está el vinculado con la práctica de su sexualidad y el conflicto que esto conlleva para su salud reproductiva. La disminución en la edad de la menarquia, el comienzo sexual precoz y la postergación en la edad del matrimonio, aumentan el tiempo durante el cual los adolescentes están vinculados al riesgo de una gestación indeseada, y, además, de contraer infecciones de transmisión sexual.

Métodos anticonceptivos

El mejor método es aquel que la adolescente y de ser posible ambos miembros de la pareja, elijan después de ser debidamente informados. Entre ellos se encuentran los anticonceptivos hormonales combinados, los métodos reversibles de acción prolongada donde se encuentra dos tipos, el dispositivo intrauterino (DIU) y el implante subcutáneo, o la anticoncepción de emergencia, aunque ninguno de ellos ayuda a prevenir las enfermedades de transmisión sexual; es el condón masculino, único método capaz de disminuir el riesgo de transmisión de infecciones de transmisión sexual y el virus de inmunodeficiencia adquirida (ITS/VIH). El método combinado al utilizar los anticonceptivos hormonales y el condón masculino protegen de una gestación no deseada y también de las infecciones, por lo que sería el método ideal para los adolescentes.

Hay algunos otros métodos que tampoco funcionan para evitar embarazos, ni tampoco protegen a las personas contra el contagio de enfermedades de transmisión sexual. El más utilizado es el retiro del pene o coitus interruptus. En este método se retira el pene de la vagina antes de la eyaculación. Solo tiene un 78 % de eficacia en la prevención de embarazos. Incluso si se hace correctamente, el pene libera fluidos en la vagina antes de la eyaculación. Esos fluidos contienen miles de espermatozoides y, a veces, virus o bacterias.

Otro método también inseguro es el del control de la fertilidad donde una mujer lleva un control de su ciclo menstrual, se toma la temperatura todas las mañanas e inspecciona el color y la textura de su moco cervical diariamente. Durante la semana en la que tiene indicaciones de estar ovulando, no mantiene relaciones sexuales. Solo que tiene un 76 % de eficacia en la prevención de embarazos.

El papel de los padres

La American Academy of Pediatrics (AAP) aconseja a los padres que conversen con sus adolescentes en relación a que no tener relaciones sexuales es la mejor manera de prevenir las ETS, la infección por VIH y el embarazo, así como también abordar las variables confiables de anticoncepción y protección de contagios.

A lo mejor los padres se sientan incómodos al hablar con su hijo sobre los métodos anticonceptivos, pero es una parte importante de la protección de su salud y su bienestar, porque tener bebés en la adolescencia puede conllevar costos de salud, así como económicos y sociales para las madres y sus hijos.

Hablar con las adolescentes en relación al sexo, incluye solicitarles a no tener relaciones sexuales en edades tan tempranas, insistir en usar métodos eficaces de anticoncepción para prevenir el embarazo, y, además, usar condones para protegerse contra enfermedades de transmisión sexual o asistir a un médico especialista con la adolescente para informarse sobre los varios tipos de anticonceptivos disponibles en la actualidad.

Por parte de los muchachos de ambos sexos pueden decidir no tener relaciones sexuales, hablar abiertamente con sus padres o con otro adulto de confianza y preguntar cómo pueden obtener anticonceptivos si eligen ser sexualmente activos, hablar por su cuenta con un especialista para aprender sobre los tipos de anticonceptivos más adecuados para ellos y usar estos correctamente cada vez que sea preciso.

Aclarando conceptos

Algunos padres consideran erróneamente que hablar sobre sexo, métodos anticonceptivos o condones significa darles permiso a los adolescentes para que tengan sexo lo antes posible, y esto no es verdad pues la realidad es que los adolescentes que están en secundaria ya hablan de sexo y piensan al respecto, tal vez de manera errónea. Varios estudios exponen que los adolescentes que sienten que sus padres quieren hablar con ellos abiertamente sobre el sexo, son los mismos que más se demoran en tenerlo y utilizan anticonceptivos y condones cuando lo hacen.

La mayoría de las personas no comienzan a tener sexo hasta más o menos los 18 años. Pero nunca es demasiado temprano para que un o una adolescente sepa sobre anticonceptivos y condones. Que estén al corriente de que no tienen que esperar hasta empezar a tener sexo para conseguir anticonceptivos de última hora.                                 

Finalmente, una manera importante de adoptar conductas para evitar o dilatar un embarazo hasta estar listos para ello es concentrarse en los objetivos de vida, las metas a cumplir, y pensar en las maneras en las que un embarazo se vuelve un obstáculo para llegar a alcanzar esos objetivos.


Alberto Jesús Quirantes Hernández

Profesor Consultante y Jefe del Servicio de Endocrinología del Hospital Docente Dr. Salvador Allende en La Habana, Cuba.

Se han publicado 2 comentarios


Andrea
 29/9/22 10:02

Este es un mensaje para tener muy en cuenta

Yudania
 26/9/22 8:31

......usar condones para protegerse contra enfermedades de transmisión sexual...... cito esta frase del artículo porque aquí en nuestras farmacias ni condones hay. Cómo le hablo a mi hija adolescente de esta falta que pone en riesgo la vida de nuestros jóvenes hoy. Además que ya he oido a más de un comentario que en la provincia de Artemisa están prohividos los abortos en centros hospitalarios. No sé ni que decir.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos