miércoles, 21 de febrero de 2024

En el camino de la soberanía alimentaria, multiplicar buenas prácticas

Desde tierras fértiles trabajan en la búsqueda de alternativas para incrementar la producción de alimentos...

Giselle Vichot Castillo en Exclusivo 27/10/2023
6 comentarios
Producción de alimentos
En los campos artemiseños existen ejemplos dignos de replicar a lo largo y ancho de Cuba (Otoniel Máruqez / Periódico Artemisa)

¿Cuánto más tenemos que hacer para que abunden y se multipliquen a lo largo y ancho del país experiencias que promuevan una agricultura sostenible, capaz de satisfacer las demandas de la población, a partir del uso eficiente de los recursos? La interrogante fue lanzada recientemente por Esteban Lazo Hernández, Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, en su recorrido por Artemisa como parte del proceso de fiscalización de este órgano al Ministerio de la Agricultura.

El también miembro del Buró Político del Comité Central del Partido llegó hasta este territorio con la intención de constatar los avances  de la campaña tabacalera, la siembra de frío, así como el uso y control de la tierra; en medio de un contexto socioeconómico complejo donde es imperiosa la labor de hombres que "sirvan" para que de la tierra broten los frutos, como una vez sentenció el Apóstol.

"Hemos perdido un determinado nivel de laboriosidad. El país tiene miles de decenas de caballería de tierras sin producir. Tener Cultura, tener Libertad, tener Patria... esas son conquistas que nos urge cuidar y es doloroso que las dificultades nos hagan cuestionar esos logros. La obra de la Revolución también hay que defenderla con más producción. Llevando más comida a la mesa de la gente», reiteró Lazo Hernández.

Asimismo, recordó las hazañas de algunos productores y sus fincas, en la otrora provincia La Habana, capaces de cosechar hasta 22 mil quintales de alimentos en solo 10 meses. Un tiempo en el que Cuba podía vanagloriarse de su desarrollo agroindustria, actividad económica que hoy apura revivir.

Las cifras alertan sobre tales urgencias. Son un hecho las necesidades de alimentos, ya que existe un déficit de la producción, dado también por la falta de áreas sembradas. No obstante, cada vez surgen en los campos ejemplos dignos de replicar. Campesinos, formas productivas, empresas que se reinventan o diversifican su objeto social con vistas a alcanzar la eficiencia, de esos hay muchos en Artemisa.

 

Otro aroma para la Niceto Pérez

Contar con hombres laboriosos permitió a la Cooperativa de Producción Agropecuaria (CPA) Niceto Pérez de Guira de Melena apostar, desde 2020, por la siembra de tabaco tapado, como alternativa para insertarse en la cadena de exportaciones de Tabacuba y captar divisas.

El hecho, para nada fortuito, fue la respuesta de Omar Barroso Miranda, presidente de esta forma productiva, al llamado hecho por el Primer Secretario del Partido, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, de incursionar en la actividad tabacalera.

Producción de alimentos

Solo tres objetivos bien claros tenían los güireños antes de lanzarse a lo desconocido: fortalecer la economía de la cooperativa, lograr la liquidez necesaria para la adquisición de insumos y piezas de repuesto y generar fuentes de empleo en la zona.

No faltaron detractores para su empeño. Después de tantos años dedicados a los cultivos varios los tildaron de utópicos. No obstante, en la actualidad es esta la vía para solventar los problemas, sin acudir siempre a los recursos del Estado.

Así, en su primer año como productor tabacalero, la Niceto Pérez sembró 21.65 hectáreas de la solanácea y alcanzó rendimientos superiores a los 850 quintales y un 18% de capa de exportación, que generó utilidades equivalentes a 200 000 MLC.

Con el 40% de los ingresos captados en divisas se estimularon 217 cooperativistas. Con el otro 60%, la entidad adquirió baterías y neumáticos a fin de mejorar la maquinaria agrícola, así como herbicidas, pesticidas y plaguicidas, para la protección de los cultivos varios ante el ataque de plagas y enfermedades. Incluso, estos químicos permitieron duplicar (de 40 a 80 hectáreas) el área destinada a la siembra de frijol.

Sin dudas tuvieron un buen comienzo. Pero en la Niceto Pérez no ponen la mirada en lo logrados, sino en las nuevas metas. Siempre se puede hacer más en términos de eficiencia y aprovechamiento de los recursos. Falta más aplicación de la ciencia y la técnica para elevar los rendimientos; solo así podrán un día resaltar entre los mejores productores de capas de tabaco para torcidos de exportación.

Incentivos en la ruta del carbón

El centro de beneficio de carbón vegetal de la Cooperativa de Créditos y Servicios Álvaro Reynoso en Alquízar es uno de los cuatro proyectados en el país para tributar a la nueva Asociación Económica Internacional (AEI) entre la empresa española de combustibles sólidos Ibecosol y Frutas Selectas, cuya fusión quedó recientemente anunciada durante la primera Feria Internacional Exposur 2023, en Cienfuegos.

A finales de mayo del actual año, con la instauración de una máquina beneficiadora, la forma productiva alquizareña asumió el compromiso de procesar 20 toneladas de carbón por jornada laboral y así obtener ganancias sobre los 24 000 MLC en un mes. La producción cooperada con Frutas Selectas persiguió desde sus inicios acercar las producciones provenientes de las provincias orientales (mayores productores de carbón del país) hasta nuestro territorio, como una vía rápida y segura de garantizar su estabilidad en la Zona Especial de Desarrollo Mariel y de ahí su traslado hacia el destino final, comenta Leonardo Dalmao Matos, jefe de Procesos Agroindustriales de la Álvaro Reynoso.

Luego de superar las etapas de adiestramiento y capacitación del personal de la brigada, el pasado 19 de julio los muchachos de la Álvaro Reynoso enviaron el primer contendor, con 20 toneladas, del rubro con destino a Valencia.

¡Eureka! El 25 por ciento de los ingresos obtenidos fueron destinados a la estimulación en MLC del resto de los cooperativistas.

Producción de alimentos

Por una tonelada de carbón vegetal de marabú en el campo puede pagarse hasta 200 MLC  (Otoniel Márquez / Periódico Artemisa)

El otro 75% tributará al desarrollo de la cooperativa: adquisición de insumos, partes y piezas, ampliar la producción, mejorar el parque automotor; y llegar hasta sus asociados con materiales escasos en el país, a través de la gestión con las empresas exportadoras.

Asimismo, los beneficios servirán de incentivo a los productores locales, quienes quizás desplazados a causa de la desmotivación dejan pasar los 200 MLC que cuesta una tonelada de carbón vegetal de marabú en el campo y ¡hasta 220, si está pre beneficiada!

Ambas experiencias, desde Güira de Melena y Alquízar, invitan a reflexionar: en primer lugar, sobre el valor de romper la inercia y apostar por la creatividad. Además, en tierras fértiles como las de Artemisa, se corrobora la necesidad de no cejar en la búsqueda de alternativas para incrementar la producción de alimentos… y satisfacer la creciente demanda del territorio y de la capital del país. Sobre este camino, es posible fortalecer la economía, estimular a los trabajadores y hasta caminar solos, sin depender de otros para la solución de problemas fundamentales.

 

En un escenario desafiante

Para referirse a los principales desafíos del sector, el ministro de Agricultura, Ydael Jesús Pérez Brito, compareció este jueves en la Mesa Redonda.

Según explicó uno de los principales factores que impacta hoy en el desempeño del sector es la crisis mundial heredada tras la pandemia, que no solo impacta en la producción, sino también en los precios de insumos como los herbicidas y el alimento animal, los cuales han subido alarmantemente.  

El hecho está asociado a los conflictos internacionales, así como a los efectos del cambio climático en el mundo. No solo en Cuba hemos vivido un aumento de las temperaturas, lo cual es un elemento desfavorable para la producción de alimentos.

A todo esto, sumamos la migración del campo a la ciudad en el país, donde solo el 15% de la población reside en las zonas rurales.

Igualmente, a 270 852 548 dólares asciende el valor de los daños ocasionados a la agricultura cubana por el bloqueo económico comercial y financiero, que se han recrudecido en los últimos años. Un valor real y para nada desestimable.

Hecho que tampoco justifica que hoy falte trabajo y sobre todo atención al productor.

A ello sumamos la falta de disponibilidad de financiamiento, la adquisición de solo el 40% del combustible diésel requerido, el 4% de los fertilizantes y el 20% del alimento animal.

Pero lo más importante es reconocer en nuestras fallas aquello que puede ser transformado y que difiere de las cuestiones externas. Necesitamos más áreas sembradas, más laboriosidad y compromiso. Una fórmula que solo puede resolverse desde adentro.


Compartir

Giselle Vichot Castillo

La mamá de Amelia y editora de la Revista Cubahora

Se han publicado 6 comentarios


Oscar Ramos Isla
 27/10/23 16:13

Hay que lograr un verdadero encadenamiento productivo en el sector agropecuario de Cuba, que agrupe a todos los sectores de la economía cubana.

Oscar Ramos Isla
 27/10/23 16:12

Utilizar los indicadores económicos del sector agropecuario de Cuba para perfeccionar los procesos productivos para incrementar los alimentos en Cuba.

Oscar Ramos Isla
 27/10/23 16:12

Desarrollar el sector agropecuario en Cuba en los territorios que cuenten con mayor potencialidad de recursos naturales.

Oscar Ramos Isla
 27/10/23 16:11

Los demás sectores de la economía cubana deben financiar las producciones agropecuarias de Cuba.

Oscar Ramos Isla
 27/10/23 16:11

Los especialistas de la agricultura en Cuba deben vincularse con los trabajadores del campo para producir más alimentos.

Oscar Ramos Isla
 27/10/23 16:09

Hay que aplicar en Cuba sistemas de pago diferenciado a los productores agropecuarios de Cuba.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos