jueves, 25 de abril de 2024

El poderoso mensaje de Andy Granda

Acaba de ganar una de las medallas de bronce de un Grand Slam...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 29/03/2024
0 comentarios
Andy Granda
Andy Granda: una buena medalla más.

Cuando escribo, durante la tarde de este lunes, faltan menos de cuatro meses para que al menos unas 160 embarcaciones surquen el Río Sena y queden inaugurados los Juegos Olímpicos de París 2024 (sí: en un hecho histórico por primera vez fuera de un recinto).

No voy a descubrir el agua tibia, más bien a recordar algo que todos sabemos: un buen resultado en este momento es un gran impulso psicológico para el protagonista encartado, y un poderosos mensaje de cara a los posibles contrarios.

 

Y eso es lo que acaba de ocurrir con el judoca cubano Andy Granda (división de más de 100 kilogramos), quien terminó con una de las dos medallas de bronce de su división en una competencia de primerísimo nivel como lo es un Grand Slam.

 

Sí, no se nos ha olvidado: el matancero fue campeón mundial en Taskent 2022, y aunque ello se trata de un muy importante aval con el que llegara a los tatamis de la Ciudad Luz, la historia hay que reescribirla día a día, y no dejar soñar a los rivales.

 

El gran éxito reciente de Granda ocurrió en el Grand Slam de Tiflis (Georgia), en lo que constituyó la mejor actuación de Cuba, aspecto en el que siguieron en orden el quinto lugar de la multimedallista a todos los niveles Idalys Ortiz (más de 78), quien, al parecer, ojalá, va encontrando de nuevo su paso.

 

Y después, en ese orden en cuanto al valor de los resultados, se ubicó el séptimo lugar de Maylín del Toro (63), una que ha ganado medallas en Grand Slam, así como en Grand Prix, y que, aunque pueda soñar demasiado optimista, muy podría soñar y creerse con una medalla olímpica. ¿O no?

 

La presea de Granda llegó este domingo, en el tercer y último día de competencias, una jornada que siempre es en la que Cuba parece tener mayores posibilidades, y en un momento en el cual podría estar flotado la pregunta de si nos iríamos sin podio.

 

¿Qué pasó?

El desempeño de Granda empezó, según leímos en el sitio Jit, liderando la ronda A, luego de imponerse en segunda ronda al polaco Kacper Szczurowski (por waza-ari-awasete-ippon), un competidor sin resultados deslumbrantes.

 

En la segunda salida despachó en menos de la mitad del tiempo reglamentario al alemán Losseni Koné (ippon), quien había sido tercero a principios de este mes en el Grand Prix de Upper Austria Linz, en el cual Andy Granda ganó medalla de plata.

 

Y ahí fue cuando lo esperaba una piedra en el camino…

 

En semifinales no pudo con el azerí Ushangi Kokauri, subcampeón mundial en Bakú 2018, quien le ganó por hansoku-make y lo sacó del camino al oro o la plata.

 

Pero Granda, nadie lo duda, es todo un campeón: se sacudió el kimono y continuó soñando hacia su próximo objetivo: una medalla de bronce, y, como ya escribimos, fue… ¡indetenible!

 

El último de sus platos rotos los pagó el eslovaco Marius Fizel (¡y fue por ippon!), quien al terminar quinto igualó su resultado ahí mismo en el Grand Slam del año pasado.

 

Sí, el lector tiene razón: siempre debemos tener los reflectores dirigidos hacia Idalys Ortiz, cuatro veces medallista en Juegos Olímpicos: bronce en Beijing 2008, oro en Londres 2012, plata en Río 2016 y Tokio 2020, aspirante fuerte en París 2024.

Ella logró primero dos victorias, una de ellas ante china Xin Su, sexta del ranking, quien todavía disfruta las mieles de su triunfo en el Grand Slam de Taskent, y la nuestra le ganó de una forma demoledora con un ippon en pocos segundos.

 

¡Ese de Idalys Ortiz también fue un mensaje poderoso..!

 

La primera piedra en el camino de la cubana fue la francesa Coralie Hayme (¡ésa también mandó su mensaje!), quien logró ippon cuando solo faltaban 20 segundos, y al final terminó con la medalla de plata, en su mejor resultado histórico.

 

Bueno, por supuesto, después Idalys Ortiz tuvo una segunda piedra en el camino: la italiana Asya Tavano, quien, en combate muy cerrado, como suelen ser en esta división entre las judocas de primer nivel, salió sonriente del escenario (por shidos).

 

Tavano finalizó con bronce, el cual unió a su plata, el mes pasado, en el Grand Slam de Bakú.

Las dos divisiones a las que hicimos referencia fueron dominadas por el georgiano Guram Tushishvili y la alemana Renee Luche

 

Una última precisión: los cubanos que mencioné, y otros siete que no lo hice, tendrán una nueva oportunidad muy pronto: de viernes al domingo próximos tendremos el Grand Slam de Antalya. Y ojalá que allí podamos mandar otros mensajes…


Compartir

Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos