viernes, 2 de diciembre de 2022

Dánel Castro y las dos marcas de un batazo

El tunero llegó con un batazo inusual al récord histórico de más jits en Cuba. Pero la conexión tuvo otro valor estadístico en su hoja de servicios...

Norland Rosendo González en Exclusivo 24/11/2022
0 comentarios
El pelotero Danel Castro en el Mella
Dánel podría llegar a los 1400 jits en series nacionales. (Rey López)

Cuando la bola picó y se echó a rodar, Dánel Castro solo pensó en llegar quieto a primera base; se impulsó y siguió cogiendo bases, y el corredor que iba delante pisó el plato, pocos segundos antes que el mítico tunero.

Todo el mundo salió a felicitar a Dánel por su jit 2379. Que fue, además, un jit raro. Jonrón dentro del terreno para un hombre que carga con 28 temporadas y 46 años de vida.

Con ese batazo se ganó los grados de jefe del pelotón de "jileros" del béisbol en Cuba. Dejó atrás a Enrique Díaz, quien por muchos años lideró ese escalafón, pero sabía que sus días estaban contados desde que Armando Ferrer llamó a Dánel para el equipo de Centrales en la Liga Élite.

Estuvo cerca de quedarse en casa sin jugar el certamen a falta de xx imparables para romper la marca, luego de que no lo escogieran para integrar Agricultores, el conjunto que agrupa Granma y Las Tunas.

Y tuvo mala suerte, pues se empató con Enriquito y lo superó una mañana tragada por el Mundial de fútbol y tampoco había transmisión televisiva. No todos los días se pegan dos bambinazos seguidos, y mucho menos para pasar a la historia.

Pero Dánel nunca ha sido un hombre de buenas relaciones con la suerte, lo suyo ha sido a puro pulmón, bate al hombro. Dando palos y palos casi siempre con los reflectores posados en otros.

Sucedió también este miércoles, por muy avisados que estábamos todos: Va a ser el gran día. Y lo fue.

Danel y enriquito cara a cara

Sin embargo, ese batazo tuvo otro valor en la historia del béisbol cubano. Con él Dánel empujó las carreras 1305 y 1306, que lo ubican en el tercer lugar de los máximos remolcadores históricos en nuestros campeonatos.

Hasta ese momento estaba empatado con Antonio Pacheco (1304), por lo que la conexión tiene más valor simbólico.

Quizá haya pocos batazos en la historia del béisbol cubano con tanta significación: si de un lado no son muchos los hombres con más de 45 años logran un jonrón dentro del terreno, tampoco son muchas las conexiones que fijan varias marcas a la vez.

Ahora Dánel, sin presión, con el récord de jits en su poder, va a seguir poniendo más alto el récord y de paso buscará impulsar más carreras, pues tiene muy cerca a otro histórico, Frederich Cepeda (1301) con intenciones de desplazarlo del tercer puesto en el ranking de por vida.

Se merece el tunero que en cada estadio donde salga a jugar la afición le regale un aplauso, y en el parque Julio Antonio Mella lo honren de por vida.

Dánel es casi seguro rompa la barrera de los 2400 jits en torneos cubanos. Apenas le faltan 20 y si antes había dicho que cuando superara a Enrique Díaz colgaba el bate, ahora la presión popular en su terruño lo está llevando a replantearse la decisión para retirarse con el traje de los Leñadores.

Se ve en un futuro no lejano como director de equipos y ya tiene en mente un proyecto para cuando llegue ese momento. Habla de mucha disciplina y de aplicar los conceptos actualizados en el picheo: abridores de seis innings y el bullpen para el último tercio de cada juego, a razón de un hombre por inning.

Pero eso será después de unas merecidas vacaciones. Por ahora lo suyo es soltar la presión tras haber impuesto el récord y seguir apoyando a Centrales, el equipo que le dio la posibilidad de vivir este miércoles una jornada histórica.


Norland Rosendo González


Deja tu comentario

Condición de protección de datos