domingo, 19 de mayo de 2024

China: Donde el futuro es presente (I) (+Fotos)

China ha logrado dar un salto increíble, así lo cuenta uno de nuestros colaboradores quien la visitó recientemente…

Raúl Menchaca López en Exclusivo 12/01/2012
91 comentarios
China una cultura milenaria
China una cultura milenaria. (Raúl Menchaca López / Cubahora)

China es la desmesura… y no puede ser de otra manera en una nación gigantesca que tiene más de mil 300 millones de habitantes y donde, por tanto, las soluciones tienen que ser tan grandes como los problemas.

Para el visitante desprevenido, el país es una sorpresa y no sólo a nivel cultural, sino también en lo que se puede percibir en las calles de una ciudad cualquiera, donde la más humilde de las personas reconoce que hoy vive mejor que hace 30 años.

Ese es el resultado de la reforma iniciada por Deng Xiaping en 1978 y capitaneada desde entonces por el Partido Comunista de China (PCC), una organización fundada en la lucha armada y que ha asumido su rol histórico en cada momento.

El Partido, fundado por Mao Tsetung, se apresta a celebrar a fines de este año su XVIII Congreso, que significará el relevo de la cuarta a la quinta generación de líderes, quienes serán los encargados de continuar la pujante transformación del país.

Y es que China vive una increíble etapa de cambios que la han llevado, en apenas tres décadas, a convertirse en la segunda economía mundial, en términos de volumen, con un envidiable crecimiento anual del Producto Interno Bruto (PIB) que ronda los diez puntos porcentuales.

Cuando se inició la reforma tras el XI Congreso del PCC, encabezado por Deng Xiaoping, había unos 800 millones de chinos viviendo en la pobreza, pero hoy las autoridades reconocen unos 45 millones que reciben ingresos por debajo del equivalente a unos 160 dólares anuales.

Ese esfuerzo por la reducción de la pobreza es algo inédito en la historia de la Humanidad, por eso el planeta mira con asombro y admiración hacia China, donde conviven 53 minorías étnicas, aunque predomina la Han.

Con una población eminentemente rural -más de 700 millones de personas viven en el campo-, el gobierno ha tenido que realizar un esfuerzo colosal e inteligente para llevar la prosperidad a un país al que muchos ya consideran como la segunda potencia mundial.

“Hay que buscar la verdad en los hechos”, decía Mao y esa parece ser la fórmula del éxito de la reforma, un proceso que ha logrado la modernización del país, pero sobre todo hacer que sus laboriosas gentes vivan cada vez mejor.

Como la economía china era agraria en lo fundamental y sin una planta industrial desarrollada, en una primera etapa fue necesario, para ahorrar recursos y tiempo, atraer la tecnología, el saber hacer y las inversiones.

Así, China comenzó a crecer poco a poco y sorprendió al mundo con su espectacular ascensión, aunque sigue siendo, y así lo reconocen sus dirigentes, una nación en desarrollo si se tienen en cuenta algunos de sus índices.

El más reciente informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), titulado “Perspectivas de la Economía Mundial”, sitúa a China como un país en desarrollo a partir de un PBI per cápita equivalente a cuatro mil 382 dólares, lo que la ubica en el lugar 91 en el planeta.

También el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), cuyo Índice de Desarrollo Humano mide la calidad de vida en términos de ingresos, escolaridad y expectativa de vida, entre otros elementos, colocó a China en el puesto 101, con un índice de 0,687 y en la categoría de “desarrollo humano medio”.

Por otra parte, China comparte las características de muchas naciones en desarrollo, con una gran población rural y desequilibrios entre los ingresos de los hogares urbanos que ganan 3,3 veces más que los del campo.

Pero a pesar de todas esas estadísticas, el cambio se puede apreciar en cualquier calle lo que significa que han dado un gigantesco salto hacia adelante en un país tan grande, que es el tercero en extensión detrás de Rusia y Canadá.

Y la población aprecia, respeta y sobre todo siente mucho orgullo por lo logrado en estos años de reforma que han significado un éxito tras otro y cuya más reciente expresión fue el crecimiento del 9,5 por ciento del PIB durante el año recién terminado.

“Dicen mis padres que mis abuelos no reconocerían el país”, afirma con una sonrisa la joven Liu Huan, traductora de español recién graduada en la Universidad de Beijing.

Ella, que es de la generación de Internet, Twiter y Facebook, reconoce que a sus 26 años le cuesta trabajo imaginar un país pobre, aunque admite conocer la historia nacional lo suficientemente bien como para entender que “antes la vida era muy dura”.

Liu es tal vez un ejemplo de la nueva China, moderna, dinámica y laboriosa, pero que a la vez no desdeña las esencias históricas, como esos gigantescos edificios que se alzan en Beijing, donde a pesar de tanto acero y vidrio, en su arquitectura se descubre sin esfuerzo el hálito de una cultura milenaria.

Uno levanta la vista y choca con una grúa o un edificio en construcción en cualquiera de los cuatro puntos cardinales de la capital, una ciudad donde viven 20 millones de personas, circulan 5 millones de automóviles y seis millones 200 mil chinos se mueven cada día en las 15 líneas del metro pekinés.

Todo allí es monumental, tanto que el propio FMI acaba de vaticinar que la economía china superará a la de Estados Unidos, en términos reales, en 2016, una posibilidad que los analistas más cautelosos colocan a mediados de la década de 2020.

Sea más tarde o más temprano, el posicionamiento chino a la cabeza de la economía mundial es casi un hecho incontestable que se corrobora sin dificultad porque en China, el futuro es ya el presente.


Compartir

Raúl Menchaca López

Se han publicado 1 comentarios


GERDOL
 10/1/15 12:08

CHINA YA ES LA PRIMERA POTECIA ECONOMICA MUNDIAL EN FORMA OFICIAL CON 17.6 BILLONES DE DOLARES EN P.I.B. P.P.A. EL DE U.S.A. ES DE 17,4 BILLONES DE DOLARES ASI SE CORONA A LA NUEVA NACION SOBERANA EN EL PLANETA

Deja tu comentario

Condición de protección de datos