martes, 7 de febrero de 2023

"El mundo infantil es una infinidad de caminos posibles" (+Fotos)

Conversando con Rita del Prado, cuyas canciones andan y desandan los rincones de toda Cuba

Cubahora en Exclusivo 16/12/2011
0 comentarios

 

Mambo Congrí es uno de los temas incluidos en el disco En Guarandinga por toda Cuba, de Rita del Prado y el Dúo Karma. También fue la canción escogida para que el realizador Alfredo Ureta le realizara un video clip que promocionara el fonograma.

Uno de los aciertos del video es la actuación de los compositores junto a los niños de La Colmenita, quienes hacen las delicias de todos aquellos que lo hemos disfrutado. Por este trabajo los hacedores de esa música guarandingosa fueron nominados a los premios Lucas del video clip cubano en los apartados de dirección de arte, animación, video del año y de música infantil. Finalmente, ganaron en la última categoría mencionada.

Aunque los galardones siempre son bienvenidos no debe haber mayor recompensa que la de encontrar a hijos, padres, abuelos y tíos tarareando las letras pegajosas del disco por cualquier rinconcito de esta isla larga y estrecha, y más allá. O lo que es lo mismo: saberlos cómplices de ese mundo mágico donde la música, los juegos, las canciones ayudan a crecer como mejores seres humanos.

Todo lo anterior no fue más que una excusa para ir en busca de Rita del Prado y saber de primera mano de las urgencias que la han llevado a hacer canciones para los niños por más de 20 años.

-Desde los años ochenta escribía canciones para adultos, algo que muy poca gente conoce, pero desde inicios de los noventa comenzó a escribir canciones para niños. ¿Cuál era su propósito? ¿Qué quería aportar al mundo sonoro infantil?

-Voy a tomar prestada una frase que le oí a Silvio una vez para responderte. Empecé a hacer canciones infantiles con el objetivo de escuchar canciones que no oía dedicadas a los niños. El mundo infantil es una infinidad de caminos posibles. Aunque había oído cosas que me habían gustado mucho de María Elena Walsh, Teresita Fernández, Gabilondo Soler, de todos modos me parecía que había mucho camino por recorrer. Comencé a utilizar toda la literatura que traía, las lecturas de literatura infantil, por llamarla de alguna manera, porque esas fronteras siempre son imprecisas. Quería explotar mucho el sentido del humor, que me parece una cosa muy rica para aportarle a un niño porque está empezando a conocer el mundo y se está cuestionando sus normas. Eso hace que un chiste a partir de una norma absurda una de algún modo a un adulto y a un niño, aunque sea desde dos puntos de vista distintos. Entonces el objetivo, que a lo mejor en ese momento no lo tenía tan claro como tan intuitivo, era eso, servirme de una expresión, de ese mundo expresivo que está dirigido a un público determinado, que tiene toda esa suerte de puente para poder aportar cultura.

-Si hurgamos en las canciones infantiles que ha escrito, podemos asegurar que usted no está de acuerdo con los que piensan que a los niños se les debe escribir cosas simples, condescendientes.

-No solo no estoy de acuerdo, sino que me molesta mucho esa corriente, aunque reconozco que es un modo de hacer música infantil. El público infantil es tan heterogéneo como el público adulto. Hay niños que se conmueven con cosas simples y que rechazan las cosas más elaboradas como mismo a los adultos les pasa eso. Uno siempre tiene la percepción de que el público infantil es un público virgen, que está como en esa condición de esponja, recogiendo, menos viciados, con menos referentes que lo lleven por un camino o por otro. Siempre uno tiene, digamos, más esperanza de que se va a montar en un tren determinado de la canción que es más elaborada y no renuncia a esa riqueza musical.

"Por ejemplo, un país como el nuestro, donde uno no acaba nunca de aprender, la música que hay es una gama de sonoridades, de géneros, de expresiones tímbricas, es muy rica. Además, la literatura infantil nuestra es impresionante. Tenemos los grandes nombres de la literatura infantil, de la literatura en general. Por ponerte un ejemplo entrañable para todos los cubanos: la obra de José Martí, donde no hay ningún tipo de concesión en cuanto a las imágenes, a las metáforas.

"Yo rechazo esa corriente que banaliza la música. Lo he dicho en todas las entrevistas, en eso sí me repito. Es un principio que desde que empecé a hacer música infantil, hace ya 21 años aproximadamente, he mantenido. No he cambiado de opinión."

-Cuando nos acercamos a los niños nunca logramos salir indemnes de ese encuentro. Siempre nos dejan una dádiva. En este sentido, ¿qué le han aportado?

-El aporte de los niños es fundamental. Tenemos que pensar también que el niño siempre viene acompañado de su familia, porque la música infantil tiene ese mediador. Para uno encontrarse con el público infantil necesita del adulto. Por eso yo siempre digo que hay que seducir al adulto porque realmente es quien decide de alguna manera que tú te vas a encontrar con ese público, va a llevar al niño al lugar o va a comprarle el disco. Hay un momento en que puede haber como una complicidad entre las dos partes, pero de entrada hay que contar con el adulto para llegar al niño.

"Una cosa que me ha aportado el público infantil es la capacidad de asombro. Esa cosa de asombrarse, de sorprenderse, de ser tan sensibles a la magia de la vida. Puedes tener un día muy difícil y sin embargo en un pequeño acto de creación, de juego, puede salvarse. Ese tipo de cosas llevada a la canción y haciéndolo con todo el rigor que lleva es un aporte que te hace el público.

"Es una manera de conservar eso que los adultos no deben perder. A mí me molesta mucho la frase, que seguramente tú has escuchado, el niño que llevo dentro. A mí me molesta esa frase porque me parece un poco regresiva. La adultez puede ser tan fresca, tan hermosa, tan creativa, tan mágica como lo fue la infancia. Lo que pasa es que el adulto tiene otros recursos, otros referentes. Tiene la ventaja de lo vivido, del tiempo que ha tenido de leer más, de escuchar más música, de tener vivencias, de conocer a artistas, de vivir en el mundo, de ser.

"Cuando todo eso se logra hacer salvando la capacidad de asombro, asombrándonos con las cosas lindas que tiene el mundo y entristeciéndonos con las que no son tan lindas, no perdiendo esa relación emocional que tiene el niño con el mundo, me parece que es algo que embellece a la adultez."

-El disco En guarandinga por toda Cuba es una manera muy inteligente de ayudar al niño a encontrarse con sus raíces sonoras, con su identidad musical. A la vez, enriquece su panorama musical, muchas veces sesgado por la influencia de los medios de comunicación.

-Como bien dices, hay géneros que en cierto sentido están más privilegiados, pero hay que tener en cuenta que cada niño tiene una historia personal. A lo mejor el niño campesino escucha controversia constantemente o si no con muchas más frecuencia. Lo tiene insertado a su entorno natural y para él no es una cosa ajena, es una cosa conocida, es parte de la manera en que se expresan sus adultos. Sin embargo, para un niño citadino eso no es tan cercano, es cosa de Palmas y Cañas. Entonces, llevándolo a la historia de la controversia de los dos murciélagos eso lo acerca más el género. De todas maneras, hay una percepción distinta en todos los lugares. Nos ha pasado yendo a comunidades de la Sierra, la percepción es distinta y se divierten de manera distinta.

"Estamos preparando el Dúo Karma y yo el repertorio del segundo disco de esta alianza que se llama La Guarandinga. Ya no está tan ligado al mundo de los géneros musicales cubanos; está ampliando su diapasón, porque de todas maneras es un proyecto de nuestra identidad como seres humanos también, de valores en los que creemos, que pensamos que son buenos difundir. Hay géneros cubanos, está el changüí, por ejemplo, que nos faltó en el otro disco, pero también hay distintas cosas que no quiero adelantar. Está el trabajo con la canción en sí misma, sigue la lúdica pero es muy interesante porque empieza con una mezcla de referentes literarios y con esta estética de los tres trabajando para el público.

-Entonces la Guarandinga sigue su viaje.

-La Guarandinga es una peña rodante que justamente por ser así nos pareció el modo más autentico de llevarla a todas partes. El Dúo Karma son personas muy creativas que me enriquecen muchísimo y sentimos que el público que sigue las peñas ha entrado en ese código. Le gusta esa manera de hacer, lo agradece.


Rita, y Xóchitl y Fito, integrantes del Dúo Karma también narraron sus experiencias en la grabación del video. Foto Marianela Dufflar.

Rita del Prado y el Dúo Karma en unión de una de las actrices de La Colmenita, que participó en el video. Foto Marianela Dufflar
Alfredo Ureta, el Dúo Karma, Rita del Prado y el poeta y director del Centro Pablo de la Torriente, Víctor Casaus en la premier del video Mambo Congrí. Foto Marianela Dufflar.

Rita del Prado y el dúo Karma
Rita del Prado y el dúo Karma. Foto: Kaloian Santos Cabrera

---------------------------------------------
Fuente: EXCLUSIVO,
16/12/11


Compartir


Deja tu comentario

Condición de protección de datos