jueves, 25 de abril de 2024

"No puedo imaginarme un febrero sin feria del libro"

La escena cultural cubana brilla con el talento de jóvenes diseñadores a cargo de la imagen de la 32 edición de la Feria del Libro....

Carol Cuellar Díaz en Exclusivo 25/02/2024
0 comentarios
Identidad Feria del Libro
’En la campaña, el cartel fue el pilar principal que guió todo el proceso de creatividad. Desde el inicio, se convirtió en el punto de partida que definió la estrategia a seguir (cubaliteraria).

La escena cultural cubana brilla con el talento de jóvenes diseñadores a cargo de la imagen de la 32 edición de la Feria del Libro.

La trigésima segunda edición de la Feria Internacional del Libro de La Habana, en su sede habitual del Complejo Histórico-Morro Cabaña, abrió sus puertas al público capitalino el pasado 15 de febrero y hasta el 25 del propio mes.

La feria comenzó con la premisa martiana “Leer es crecer” y a cargo de la identidad visual del evento estuvo Roberto Pérez Curbelo y Ariel Abreu Ulloa.

Interesados en ahondar más acerca del tema, dialogamos con Roberto, quien nos comenta la intencionalidad, desafíos y motivación detrás del reto que representó diseñar la imagen de uno de los acontecimientos culturales más grandes del país.

¿Cómo describirías el proceso creativo detrás del diseño que representaría la Feria Internacional del Libro?

‘’El proceso creativo fue muy enriquecedor. Al ser un ejercicio de tesis tuvimos la dicha de recibir el apoyo de muchos profesionales del Diseño y la Comunicación’’.

Además de contar con la confianza y disposición de la Cámara Cubana del Libro, lo cual comenta que les abrió las puertas para explorar diferentes caminos, y también, expresar muchas de sus inquietudes con total libertad.

¿Podrías hablarme sobre el logotipo y su significado en el contexto de la Feria del Libro?

‘’En nuestra campaña, el cartel ha sido el pilar principal que ha guiado todo el proceso de creatividad. Desde el inicio, se convirtió en el punto de partida que definió nuestra estrategia’’.

‘’Después de dialogar con la dirección de la Cámara Cubana del Libro y realizar un análisis detallado de los elementos de diseño, hemos alcanzado un momento clave en el proceso’’.

como podemos encontrar a este talento de artista en sus redes sociales, explica como abordaron la idea de construir una identidad a través de la lectura, presentando una imagen donde un perfil se refleja en un libro-espejo.

El reflejo representa el momento en el que tomamos conciencia de nuestra identidad, de quienes somos en contraste con quienes aspiramos a ser.

Este proceso de autoconocimiento, la identificación de gustos y preferencias literarias, constituye un aspecto fundamental en la formación de nuestra identidad tanto a nivel individual como colectiva y definitivamente la tarea en cuanto a diseño está bien lograda al cumplir con ese primer propósito de que: “leer es construir identidad”.

¿Utilizaste algún tipo de técnica o estilo artístico específico en el diseño? ¿Por qué?

‘’Nosotros estamos bajo la influencia del cartel cubano, durante la carrera tuvimos la suerte de contar con buenos profesores de cartel y crear relaciones con profesionales que han dedica gran parte de su carrera a esta práctica’’.

‘’Como generación tenemos muchas ganas de hacer y ver carteles impresos en serigrafía que es una técnica que en Cuba tiene una tradición histórica, que viene desde los años 60, hasta nuestros días. Respondiendo entonces, creo que la única idea clara que tuvimos sobre la imagen de la Feria era hacer un cartel que luego pudiera ser impreso en serigrafía, con la esperanza de aportar un granito de arena a esa práctica de gran valor en el país’’.

¿Qué desafíos enfrentaste al diseñar la identidad visual del evento?

‘’Desafíos miles, pero siempre con ganas de hacer y apoyados por muchísimas personas. El tiempo con el que contamos para realizar toda la investigación, con el alto rigor que lleva, tanto como ejercicio de Tesis como encargo profesional’’.

‘’La poca disponibilidad de recursos y materiales con los que se contaba para la implementación de las aplicaciones hizo que tuviéramos que repetir todos los soportes promocionales más de una vez, pero siempre con las ganas de ponerle al diseño el mismo amor y entrega que le ponen en cada edición del evento el equipo de la Cámara Cubana del Libro. Ellos se lo merecen y se lo merecen también todas las personas que esperan cada año una nueva edición’’.

¿Qué importancia le atribuyes como diseñador el haber formado parte de un acontecimiento tan grande para el país?

‘’Una importancia grandísima, y agradecido siempre por la oportunidad de participar en un evento así. Que les dieran la tarea a estudiantes del ISDI es un haz de luz en un contexto dónde cada vez más le prestan menos atención al diseño realizado por diseñadores profesionales’’.

“La Feria del Libro es un evento que se realiza gracias al compromiso de muchísimas personas, pero necesita de la atención de la dirección del país, no puedo ni quiero imaginar un febrero en Cuba sin la gran fiesta del libro”.

Al igual que Roberto, para mí tampoco sería imaginable un febrero sin la Feria del Libro. En un país donde la cultura y la literatura son pilares fundamentales de nuestra identidad, la Feria del Libro no es solo un evento anual, es un símbolo de conocimiento y creatividad enriquecedor para la sociedad.


Compartir

Carol Cuellar Díaz

Estudiante de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos