miércoles, 21 de febrero de 2024

Sequía extrema en la Amazonía

Los impactos en el ecosistema son enormes debido a la reducción de las precipitaciones y al aumento de la estación seca que estamos observando...

en Nodal 09/11/2023
0 comentarios
Lago Padre en Manacapuro
Lago Padre en Manacapuro estado de Amazonas, se enfrentará a una fuerte sequía afectando varias ciudades. (Marizilda Crupe/Greenpeace)

Por: Yvette Sierra Praeli

Sequía extrema en la Amazonía. Tenemos tres factores importantes que están provocando la sequía en la región Amazónica. El primero de ellos es el agravamiento del calentamiento global que está provocando cambios climáticos importantes en toda América Latina. El segundo es el agravamiento de los eventos climáticos extremos que se están dando básicamente en todo el planeta y que están impactando muy fuerte en la Amazonía este año. Y un tercer es un Niño que está impactando de manera particularmente fuerte a la región amazónica. Entonces tenemos tres factores importantes que están actuando conjuntamente en el agravamiento de esta sequía en la región amazónica.

¿Qué tan grave es la situación?

Hemos tenido sequías muy fuertes en la Amazonía en 2005, en 2010 y ahora una sequía extrafuerte en 2023. Estas tres sequías fueron las más fuertes en la Amazonia en los últimos 113 años. Esto muestra que estamos observando un aumento de los eventos climáticos extremos. La de este año es la sequía más extrema de los últimos 113 años.

¿Cómo está impactando esa sequía?

Son miles de comunidades aisladas en la Amazonia que no tienen agua potable, ni alimentos, ni medicinas y están sufriendo gravísimos problemas de logística extremadamente fuertes. Además de la posible pérdida de carbono del ecosistema porque cada vez que tenemos una sequía muy fuerte, como esta, emitimos carbono a la atmósfera.

Los impactos socioeconómicos también son enormes, porque al no tener  el transporte que se realiza por los ríos, que tienen niveles de agua extremadamente bajos, se afecta toda la economía y la subsistencia de la población amazónica. Además están los incendios, por ejemplo, la región próxima a Tefé, en el centro de la Amazonía y la región de Manaos están sufriendo mucho con el aumento de incendios. Hay mucho humo de los incendios, altas concentraciones de ozono, que es un gas nocivo para la salud y tiene un impacto negativo en la población. Los impactos en el ecosistema son enormes debido a la reducción de las precipitaciones y al aumento de la estación seca que estamos observando. El impacto en la biodiversidad también es muy grande y es un impacto que aún no hemos podido cuantificar.

Usted ha mencionado que las sequías también ocasionan la emisión de carbono

Sí, la emisión de carbono procedente de la degradación forestal tiene como consecuencia el agravamiento del calentamiento global. Entonces, tenemos que evitar la degradación de los bosques para evitar que el problema del cambio climático global empeore aún más.

¿Cuáles son las zonas más impactadas por la sequía en la Amazonía?

Está sucediendo en toda la Amazonía, pero con diferentes intensidades de una región a otra. Particularmente, en la parte occidental de la Amazonia brasileña del oeste está siendo muy impactada y es la parte de la Amazonía donde tenemos una mayor cantidad de carbono y dónde existe una región de bosque amazónico mejor conservado. La sequía está impactando particularmente, por ejemplo, cerca del municipio de Tefé, en la Amazonia central. Todos los países amazónicos están siendo impactados, pero Brasil, principalmente, porque contiene la mayor superficie de selva amazónica, está teniendo los mayores impactos.

¿Qué están haciendo los gobiernos para enfrentar las sequías?

Esta sequía ha evidenciado que tenemos vulnerabilidades muy importantes en la Amazonía en su conjunto y cada país necesita implementar políticas de adaptación al cambio climático de una manera fuerte, rápida y eficiente. Pero los países están muy atrasados ​​en la implementación de sus políticas de adaptación climática. Tenemos que acelerar la adaptación de nuestras sociedades a un clima que ya ha cambiado de manera significativa.

 ¿Cuáles deben ser esas políticas y cómo debemos adaptarnos?

Lo primero es dar asistencia a las poblaciones más devastadas. Tenemos que estructurar medidas de salvaguarda, por ejemplo, proporcionar agua potable en tiempos de gran sequía, necesitamos agilizar los planes de contingencia para suministrar alimentos a las poblaciones aisladas. Tenemos que tener planes más eficientes para combatir los incendios y una serie de medidas que se deben implementar urgentemente.

¿Cuál es el escenario si no se implementan medidas urgentes?

Con el agravamiento de la crisis climática vemos un escenario de impactos socioeconómicos cada vez mayores. Es muy difícil resolver estos problemas en el corto plazo, porque requieren una planificación a largo plazo por parte de cada uno de los gobiernos.  Enfatizamos en la necesidad urgente de implementar políticas sólidas que promuevan una mejor interacción entre todos los países amazónicos y políticas que ayuden efectivamente a la población a enfrentar estas dificultades.

Cada país y cada región debe tener políticas diferentes que deben ser específicas para las realidades de cada región, por lo que cada país debe prepararse efectivamente mucho mejor para el cambio climático.

Recientemente se ha visto una gran mortandad de delfines en los ríos, ¿qué está pasando?

Las aguas están demasiado calientes, el nivel del agua ha reducido significativamente y hay menos oxígeno en las aguas de los ríos, lo que está matando a los delfines de río y a millones y millones de peces en toda la región amazónica. La pesca también ha sido impactada negativamente por el aumento de la temperatura y a la acelerada mortandad de peces en toda la región amazónica. En Manaos, por ejemplo, teníamos 37 a 38 grados de temperatura en el río cerca de Tefé, y la temperatura era de 38 grados cuando murieron miles de delfines amazónicos.

¿Cual es el escenario futuro?

Un agravamiento de esos escenarios. No hay duda de que tendremos eventos climáticos extremos más frecuentes y más fuertes, tendremos Niños más fuertes en el futuro y esto impactará de manera muy fuerte a todas las regiones tropicales. En Argentina, Chile y Uruguay también hay sequías porque el clima está cambiando muy rápido y muy fuerte en América Latina.

¿Los efectos también se están viendo en las ciudades?

En las ciudades se está sintiendo el aumento de la temperatura, y hay dificultad para captar agua. El impacto es en las poblaciones más vulnerables que no tienen acceso a refrigeración, al aire acondicionado, a una alimentación adecuada y agua adecuada. La pérdida de la calidad del agua y la falta de agua potable en muchas de las regiones también impacta en la salud de la población más vulnerable.

¿Sabemos hasta cuando durará la actual sequía?

Ya ha empezado a llover muy poco en algunas partes de la Amazonía, pero es muy difícil predecir cuándo terminará exactamente la sequía. Sin embargo, los estudios que se han realizado hasta ahora indican que estos eventos climáticos extremos aumentarán en frecuencia e intensidad en las próximas décadas.


Compartir


Deja tu comentario

Condición de protección de datos