jueves, 1 de diciembre de 2022

Meta y Twitter tienen otro problema, aparte de los evidentes

Las cosas han cambiado mucho en los últimos tiempos, y el ambiente de trabajo que se respira en algunas de ellas empieza a ser preocupante...

Elon Musk-Mark Zuckerberg
Un desarrollador software afirmaba que "el metaverso nos matará lentamente". Otros añadieron que Zuckerberg "matará él solo una empresa con el metaverso".

Por: Javier Pastor

Durante años las Big Tech han vendido la idea de que trabajar en ellas -y sobre todo, en sus oficinas- era casi como estar en un parque de atracciones. Las cosas han cambiado mucho en los últimos tiempos, y el ambiente de trabajo que se respira en algunas de ellas empieza a ser preocupante.

El metaverso no va (de momento). Meta (antes Facebook) cambió su apuesta radicalmente: lo importante ya no eran sus redes sociales, y el futuro era el metaverso. Esa estrategia está siendo de momento un desastre a nivel económico, y Zuckerberg anunciaba hace unos días el despido de 11.000 empleados.

"El metaverso nos matará lentamente". Además de las consecuencias económicas, esa apuesta y esos despidos están provocando una bajada importante de la motivación de sus empleados. En el foro Blind que muchos empleados de empresas usan para publicar sus opiniones sobre el trabajo de forma anónima, algunos de ellos hacían comentarios negativos sobre Mark Zuckerberg.

Un desarrollador software afirmaba que "el metaverso nos matará lentamente". Otros añadieron que Zuckerberg "matará él solo una empresa con el metaverso". Los empleados que comentaban en ese foro -que afirma que toma medidas para evitar que la plataforma se convierta en un foro de críticas inventadas- explicaban cómo "Zuck está llevando la empresa en la dirección equivocada" y que "nuestros directivos no tienen ni idea, confunden movimiento con progreso".

La moral también está baja en Twitter. Ese mismo foro en Blind servía como centro de una serie de crítica a Twitter tras los últimos movimientos de Elon Musk. Al despido de aproximadamente la mitad de la plantilla le siguió un movimiento singular: intentar volver a contratar a algunos de los que habían sido despedidos.

Uno de los ingenieros que han vuelto hizo unos comentarios que han acabado en Blind. En ellos se ve cómo opina que "los ingenieros a los que estoy trayendo de vuelta son perezosos y pusilánimes, están desmotivados, y puede que hasta estén contra Elon Musk".

Más productividad. Y mientras los CEOs de las grandes tecnológicas -que probablemente habían contratado de más en años recientes- piden más productividad que nunca. Sundar Pichai, CEO de Alphabet (matriz de Google) ya lo dijo en agosto: "deberíamos pensar en cómo minimizar distracciones y subir el listón  tanto en cuanto a productividad como en excelencia en nuestros productos".

Las Big Tech aprietan (y ahogan). Mientras, Elon Musk ha anunciado a sus empleados que el teletrabajo ya no está permitido en la empresa, y destacaba que los empleados deberían estar al menos (¡al menos!) 40 horas semanales en sus puestos.

En Meta ya hace meses que se pidió que los jefes denunciaran a los empleados por bajo rendimiento. Fue justo después de que Zuckerberg quisiera impulsar la productividad indicando además que "un puñado de empleados no deberían estar aquí" en referencia a quienes consideraba que tenían baja productividad.



Deja tu comentario

Condición de protección de datos