domingo, 27 de noviembre de 2022

Lo que aprendimos del 2020

Jornadas en las que muchas y muchos valientes se encargaron que este 2020 vivir fuera el más grande de los privilegios...

Claudia Yilén Paz
en Exclusivo 28/12/2020
0 comentarios
Bullicio calles
Bullicio calles (Alejandro Leonardo Benítez Guerra / Cubahora)

A inicios de 2020, cuando el mapa del mundo comenzaba a teñirse de rojo, nadie nos dijo que tendríamos semejante experiencia. Como cosa de películas, fuimos protagonistas de una pandemia que no creyó en fronteras, ni se anduvo con preferencias para contagiados y sus contactos.

Para algunos, una extraña pausa en marzo nos hizo repensar una y otra vez, cómo sería nuestra vida, qué sería de las viejas rutinas y cómo emprender y aportar, desde la “seguridad de la casa”. Aun así, aprendimos a no detenernos, a crear y a equivocarnos, a transformar nuestros espacios y empezar desde cero, y a disfrutar, por pequeños que fueran, los momentos de felicidad.

Como cada diciembre, nos toca repasar los once meses recorridos. Meses de incertidumbre, de cambios, de resistencias pero sobre todo de aprendizaje. Jornadas en las que muchas y muchos valientes se encargaron que este 2020 vivir fuera el más grande de los privilegios.

Un año que nos ha traído a las dos Soberana, a Mambisa y a Abdala, en el que valoramos la importancia de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en favor del desarrollo social y la calidad de vida. Han sido los 365 días que nos han demostrado que aún como especie, debemos aprender a convivir, con diferencias y respeto, fundamentalmente en los espacios digitales.

Como profesionales al servicio de la información, la memoria histórica y el conocimiento ha sido un tiempo de retos, lo que nos ha llevado a aplazar nuestros principales objetivos y metas. Sin embargo, nos ha traído experiencias hermosas como el nacimiento de nuestra sección Datos con Sentido, con análisis, investigación, información contrastada y “números” para contar la realidad. Impulsamos el podcast y desde Libre Directo llevamos hasta sus hogares la polémica y el amor por el fútbol —con la misma intensidad— hechas sonidos.

Otra de las experiencias hermosas, que podemos contar con orgullo, fue la de tener en el equipo a uno de los colaboradores miembro de la brigada Henry Reeve, quien cada domingo nos trajo emotivas páginas de un Diario de su labor y la de sus compañeros, desde Perú.

Y efecto de cuarentena al fin, rescatamos del baúl Mirar la Web, un blog para conversar sobre tecnología, redes sociales, internet y todos esos fenómenos interesantes y novedosos que nos desafían a diario en nuestras vidas virtuales.

El año de la mudanza postergada, del rediseño de Cubahora, de la llegada tardía de los nuevos, pero un recibimiento alegre y necesario; de las despedidas siempre dolorosas y los nacimientos. Pero que nos ha demostrado, con certeza, que si sabemos tenernos los unos a los otros, triunfaremos, como hemos sabido hacerlo todo este tiempo. Sirva esta Incubadora, la última del 2020, para desearles felices fiestas a ustedes, que cada día nos leen y ayudan a crecer.


Claudia Yilén Paz

Periodista. Santiaguera de nacimiento e hija adoptiva de Matanzas, siempre cubana. Fan del chocolate y las golosinas. Recolectora de libros y canciones de Buena Fe.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos