viernes, 2 de diciembre de 2022

Importancia del deporte para la salud física y mental

Las actividades físicas, los deportes y la gimnasia integran una vida sana y activa sumada a una alimentación equilibrada y saludable…

Alberto Jesús Quirantes Hernández
en Exclusivo 21/11/2022
0 comentarios
Ejercicios en la tercera edad
Las actividades físicas, los deportes y la gimnasia integran una vida sana y activa.

Se llama cultura física a los comportamientos y costumbres para el cuidado corporal a través de la ejecución de movimientos como son los ejercicios recreativos y los deportes; ellos no sólo persiguen la salud del cuerpo humano facilitándoles actividades que lo separen del sedentarismo y sus secuelas, si no también persiguen el bienestar integral. Son actividades realizadas por deseo propio y no por necesidad, y habitualmente son llamadas recreativas, pues muchas veces no se incorporan como una rutina.

Las actividades físicas, los deportes y la gimnasia integran una vida sana y activa sumada a una alimentación equilibrada y saludable; cabe señalar que la mente también cumple un papel esencial en lo que respecta lograr un magnífico grado de bienestar.

QUÉ ES LA ACTIVIDAD FÍSICA

Se estima como actividad física todo movimiento corporal procedente de la musculatura del esqueleto y que produzca un gasto de energía.

Se puede efectuar de muchas maneras como es caminando, practicando deportes y actividades recreativas activas como yoga, danza o taichí o sencillamente montando en bicicleta. La actividad física también puede efectuarse como parte del trabajo tal como es levantando o cargando objetos o con otras tareas activas y también en las labores domésticas en el hogar como son limpieza, cargas y cuidado.

Todas las variables de actividad física pueden aportar beneficios para la salud si se hacen de forma sistemática y con una intensidad y duración adecuadas.

TIPOS DE ACTIVIDAD FÍSICA

Entre ellas se encuentra la actividad física en el ámbito laboral, la actividad física escolar y aquella realizada en espacios públicos.

La finalidad de la actividad física en el ámbito laboral es estimular la entrada de los trabajadores a actividades físicas, recreativas y deportivas que fortifiquen su desarrollo humano y social para crear costumbres que conduzcan a un superior beneficio laboral.

La actividad física escolar se efectúa para generar en el estudiante de los niveles básico, medio superior y superior, un hábito que los conduzca a mantener estilos de vida saludable como parte de su jornada escolar, integrando juegos, actividades recreativas, iniciación deportiva, rutinas de activación, entre otras, por medio de acciones relacionadas con el profesorados y las madres y los padres de familia.

La actividad física en espacios públicos es para estimular el uso y aprovechamiento de áreas estatales en la colectividad para la realización de actividades recreativas y físicas de forma periódica, dirigidas a la integración social y familiar.

ACTIVIDADES FÍSICAS POR EDADES

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha confeccionado las Recomendaciones mundiales sobre la actividad física para la salud y las recomendaciones que se encuentran en el documento clasifican en tres grupos de edades a saber de 5 a 17 años, de 18 a 64 años y más de 65 años de edad. A continuación, se exponen las recomendaciones para cada grupo de edad.

DE 5 A 17 AÑOS

Para los comprendidos en este grupo de edades, la actividad física radica en deportes, juegos, desplazamientos, educación física, actividades recreativas o ejercicios programados, en el contexto de la familia, la escuela o las actividades comunitarias. Se aconseja que empleen como mínimo 60 minutos diarios en actividades físicas de intensidad moderada a vigorosa tenido en cuenta que la actividad física por un tiempo superior a 60 minutos diarios conseguirá un beneficio aún mayor para la salud. La actividad física diaria debería ser, en su mayor parte, aeróbica, sin embargo, convendría agregar, como mínimo tres veces por semana, actividades vigorosas que fortifiquen, en particular, los músculos y huesos.
Adultos de18 a 64 años

Para los pertenecientes a este grupo de edades, la actividad física radica en actividades recreativas o de ocio, desplazamientos como, por ejemplo, paseos a pie o en bicicleta, actividades ocupacionales, es decir, el trabajo, trabajos domésticos, deportes, juegos o ejercicios programados en el contexto de las actividades familiares diarias y también comunitarias.

Se aconseja que dediquen como mínimo 150 minutos semanales a la práctica de actividad física aeróbica, de intensidad moderada, o bien 75 minutos de actividad física aeróbica vigorosa cada semana, o bien una combinación equivalente de actividades moderadas y vigorosas, practicando la actividad aeróbica en tandas de 10 minutos de tiempo, como límite, y que con el objetivo de obtener aún mayores beneficios para la salud, aumente hasta 300 minutos por semana la práctica de actividad física moderada aeróbica, o bien hasta 150 minutos semanales la actividad física intensa aeróbica o una combinación similar de actividades moderadas y vigorosas, y que dos veces o más cada semana hagan actividades de fortalecimiento de los grandes grupos musculares. Se aconseja que emplee 150 minutos a la semana para efectuar actividades físicas moderadas aeróbicas, o bien algún tipo de actividad física vigorosa aeróbica durante 75 minutos o una mezcla similar de actividades moderadas y vigorosas; la actividad se practicará en sesiones de 10 minutos, como mínimo y a fin de obtener mayores beneficios para la salud; los adultos de estas edades dedicarán hasta 300 minutos semanales a la práctica de actividad física moderada aeróbica o bien 150 minutos a la semana de actividad física aeróbica enérgica o una mezcla semejante de actividad moderada y vigorosa, siendo conveniente realizar actividades que fortalezcan los principales grupos de músculos dos o más días a la semana. Los adultos de este grupo de edades, pero con movilidad disminuida deben realizar actividades físicas para mejorar su equilibrio y disminuir las caídas, tres días o más a la semana. Cuando los adultos de mayor edad no puedan realizar ninguna de las actividades físicas recomendada debido a su estado de salud, se mantendrán físicamente activos en la medida en que se lo permita su estado.
En fin, mírese por donde se mire, la actividad física es de marcada utilidad para todos.


Alberto Jesús Quirantes Hernández

Profesor Consultante y Jefe del Servicio de Endocrinología del Hospital Docente Dr. Salvador Allende en La Habana, Cuba.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos