miércoles, 8 de febrero de 2023

Rusia 2018: ¿dos himnos oficiales? (+Videos)

Con cada fin de los mundiales de fútbol concluye el ciclo de vida de muchas canciones oficiales. El tiempo dirá si perduran más allá del marketing...

José Ángel Téllez Villalón
en Exclusivo 20/07/2018
0 comentarios
Live It Up en la clausura-Rusia 2018
Interpretacion de Live It Up en la clausura de Rusia 2018.

Finalmente, con muchas sorpresas, el VAR (Video Arbitraje) y un nivel organizativo reconocido por todos, concluyó la fiesta mundial del fútbol. Y como en todo festejo no faltó antes y durante Rusia 2018 la música y el videoclip. Ambos forman parte del marketing de ese gran negocio de la FIFA. Un paquete que comprende además un logo y una mascota.

Como de competencia se trata, entre todas las propuestas audiovisuales que conforman la banda sonora que adelanta al Mundial, solo una gana el título de “La canción oficial”. Para su selección, de un tiempo acá, la FIFA se ha hecho acompañar por una de las tres grandes compañías discográficas que dominan el mercado musical mundial, la Sony Music Entertainment.

Pocas semanas antes del 14 de junio, “la pareja” anunció a Live It Up como la elegida. Un tema protagonizado por el actor, compositor y rapero estadounidense Will Smith, el reguetonero puertorriqueño Nicky Jam y la cantante kosovar-albanesa Era Istrefi, sobre un background producido por DJ Diplo.

El tema, como el videoclip, se ajusta al patrón que han venido estableciendo para estas lides. En especial, la de estar defendida por un “elenco de clase mundial”, cual expresara Philippe Le Floc’h, Director Comercial de la FIFA, y Afo Verde, director general de Sony Music Latin Iberia. Entiéndase marcas de éxito de la propia Sony o de los hegemónicos emporios de las industrias culturales. La menos conocida, Era Istrefi, luego de probar su valía firmó en febrero de 2016 con las discográficas Sony Music y Ultra Records.

El videoclip oficial de Live It Up se estrenó el 7 de junio. Se filmó entre Cartagena y Budapest; en la capital de Hungría se rodaba la próxima película de Smith, titulada Gemini Man. La pasión compartida entre los deportistas y los fanáticos del fútbol es el discurso central del video, en un tono festivo y alegre como la música y la letra. Para ello, a las tomas de las ejecuciones coreográficas de los intérpretes se le intercalan capturas de los estadios y de otros espacios hasta donde se extiende el fervor; distintos planos de tribunas llenas de entusiastas hinchas con trajes y banderas de diferentes selecciones con otros del campo, donde jugadas, goles y celebraciones de jugadores famosos rememoran emociones.

Con unos jinetes portando las banderas se equipará metafóricamente a los deportistas con los héroes medievales. La aparición del carismático Ronaldinho Gaúcho, un símbolo del fútbol ni muy joven ni muy viejo, asegura la conexión con un espectro amplio del público.

Varios sencillos habían sido lanzados por motivo del Mundial de Rusia. Entre ellos, United by Love de la uruguaya Natalia Oreiro y Colors de Maluma con Jason Derulo, identificada como canción oficial de CocaCola. En Cuba, el cantautor David Blanco presentó junto a Laritza Bacallao el tema Siéntelo en la piel con un videoclip realizado por Orestes Reyes.

Otro fue Equipo 2018, cuyo videoclip circuló por mucho tiempo con la etiqueta de “canción oficial”. Un tema protagonizado por artistas rusos y que, en mi modesta opinión, supera por su mensaje y calidad musical a los himnos mencionados, e incluso a la elegida Live It Up. Más melódico que rítmico, tiene como central distinción la voz de la cantante, compositora, actriz y modelo Polina Gagárina, conocida en Europa por su segundo lugar en el Festival de la Canción de Eurovisión de 2015; Egor Kreed, la voz masculina, es un rapero y cantante ruso de gran popularidad en el país. El productor musical, DJ Smash, que también participó en la ceremonia de clausura, muestra sus dotes como defensor de la musical electrónica.

El videoclip de Equipo 2018, como los del tipo descriptivo-narrativo, combina tomas de los cantantes y del DJ con un relato que tiene, a diferencia del clip de Live It Up, a niños y jóvenes anónimos en el papel protagónico. Nótese que, para reforzar su emotividad, los realizadores explotan una fórmula infalible, reproducir en cámara lenta las jugadas y performances con el balón. El ritmo de la música permite matizar con un poquito de slow motion algunas capturas de los intérpretes.

Bajo las reglas impuestas, la propuesta rusa tenía las de perder. Además de que sus protagonistas no pertenecen a la órbita de la Sony ni ostentan la etiqueta de “estelar” o “de clase mundial”, no cumplen con la imagen multicultural explotada en las últimas selecciones de la “canción oficial”.

Como se recordará, para Brasil 2014 resultó elegida We Are One (Ole Ola) con los latinos residentes en EE. UU. Jennifer López y Pitbull, junto a la cantante brasileña Claudia Leitte. El mismísimo entonces secretario general de la FIFA Jérôme Valcke, intentó justificar el hecho de que con un potencial musical como el del gigante suramericano, dos estadounidenses hayan tenido que protagonizar la canción oficial de la Copa.

Otro tanto sucedió con Waka Waka (Esto es África) la canción oficial de Sudáfrica 2010. Fue escrita y en parte producida por la internacional Shakira que se acompañó con el grupo sudafricano Freshlyground. Las dos son marcas distribuidas por la Sony Music Entertainment. Tampoco esta vez, la fundamentación del presidente de la FIFA logró convencer a todos. Los opositores al protagónico de Shakira hablaron de discriminación racial y expresaron su descontento porque una cantante no africana cantara el himno de la fiesta futbolística.

Entre los contendientes para escribir y cantar el himno futbolero estuvieron el rapero estadounidense de origen senegalés Akon, quien incluso llegó a escribir su versión Oh! África!, y el también rapero Keynan Abdi Warsame (K'naan), con la canción Sabin Bandera.

Con cada fin de los mundiales ha concluido el ciclo de vida de muchas canciones oficiales, veremos qué pasa con los dos himnos de Rusia 2018.


Compartir

José Ángel Téllez Villalón

Periodista cultural


Deja tu comentario

Condición de protección de datos